Aniquilación

¿Qué es el Área X y por qué te quiere a ti?

“Aniquilación”, de Jeff VanderMeer

aniquilacionEn una reciente entrevista al escritor Félix J. Palma decía que “en España, el género fantástico está estigmatizado”. De acuerdo con él, añadiré que, precisamente de la reacción que supone ese estigma, se han creado obras que merecerían todo el éxito habido y por haber. Ese momento llegará, de eso estoy seguro. Mientras vamos caminando por un momento en el que el cambio editorial se presupone necesario, van apareciendo novelas que, en otros momentos, no hubieran llegado a nuestro país. Una de ellas es Aniquilación que, tras haber sido recomendado con ferocidad y alevosía por Antonio Torrubia – aka “El librero del mal” para los conocidos – tuve la necesidad de saborear hasta sus últimas consecuencias. Siempre he sufrido una especie de adicción por aquellas historias en las que el miedo no se materializa, en el que algo persigue pero no se muestra, en el que las sombras son perversas y juegan con nuestros sentidos. Por ello, cuando alguien como yo lee la contrapartida del libro, es sinónimo de interés, al menos eso al principio, para después escribir unas palabras que lleven a sacar alguna que otra conclusión. En el mundo de la ciencia ficción se han escrito muchas historias sobre este tipo de amenazas para la humanidad, pero la vertiente desde la que lo hace esta novela me resulta diferente por varios motivos. Pero de eso hablaremos más adelante, cuando la Trilogía Southern Reach haga acto de presencia después de esta introducción para contrarrestar, de alguna forma, el tedio más absoluto ante otro tipo de lecturas que se las dieron de obra maestra, y se estamparon contra el suelo con mis energías devoradas. Y hablando de devorar, empecemos por dejar que esta historia se meta de lleno en nuestro cuerpo…

El Área X es un lugar desconocido declarado zona de catástrofe medioambiental. La agencia Southern Reach envía a la duodécima expedición para saber qué es lo que sucedió con las anteriores expediciones que desaparecieron sin dejar rastro. Cuatro mujeres serán las responsables de llevar a cabo una misión que, a todas luces, sólo puede terminar en catástrofe.

Hay que reconocerle una cosa a Jeff VanderMeer, autor de esta trilogía: saber mantener la tensión y que consigamos preguntarnos qué narices sucede, cuáles son las respuestas para llegar a una conclusión, para entender qué es lo que sucede en ese paisaje donde todo el mundo entra, pero nadie sale – y si lo hace es completamente cambiado -. La naturaleza como mito del paraíso se ha desarrollado en muchísimas novelas, pero aquí se nos detalla como lo que esconde un peligro que desconocemos, que se nos presenta difuminado, pero que sabemos que está ahí, acechando, y dispuesto a cobrarse la sangre y la vida de todo aquel que ponga un pie en sus dominios. Aniquilación, primera parte de una trilogía que fue un éxito al otro lado del océano, llegó con timidez al mercado editorial. De ahí que empezara esta reseña con las palabras de Félix J. Palma. Creo firmemente que el público desconoce de su existencia, a pesar de que son muchas las comunidades dedicadas a este género que se han hecho eco de la publicación de esta serie. Pero, ¿no sería fantástico que este tipo de novelas se generalizaran? Muchas de las personas a las que recomiendo un libro en mi trabajo suelen decirme que “es que las novelas de este género no son para mí, yo busco algo real” y se olvidan que, precisamente este tipo de novelas, aunque jueguen con la idea de una realidad separada de la nuestra, mezclan perfectamente reflexiones e ideas que se mueven en nuestro mundo cada día. ¿No sentimos miedo todos, acaso? ¿No se desarrolla la desconfianza en cualquier ámbito de nuestra vida? ¿Es posible que alguien me niegue que el pasado no forma parte de nuestra historia personal? Pues todos esos elementos son con los que se juegan aquí, a pesar de que lo predominante sea lo desconocido. Sólo hay que saber leer entre líneas.

Se pretende, a veces con éxito otras no tanto, que los lectores entren en la novela de una forma directa, que no se sientan desubicados. Quizá ese sea uno de los inconvenientes – pequeños, ya que desde la mitad del primer capítulo ya sabemos dónde nos encontramos – para que alguien abra las primeras páginas y siga. Si esto fuera así, habrá que advertir al lector que con Aniquilación se está perdiendo una gran obra, pequeña en dimensiones, pero grande en lo que a construcción de un universo propio se refiere. Puede que nos olvidemos a veces de que hay que mirar un libro en su globalidad, que hay que hacerlo la mirada puesta en todo aquello que se nos quiere contar. Jeff VanderMeer deja sentadas las bases en esta primera parte de lo que está por llegar, de lo que acontecerá mucho más adelante, cuando el segundo volumen caiga en las manos del que aquí suscribe y Autoridad – que así se llama – haga acto de presencia y suponga un escalón más hasta descubrir lo que es el Área X, qué sucede allá donde nadie ha conseguido descifrar y donde la ciencia ficción y el terror se aúnan para convertir algo pequeño en más grande de lo que podemos pensarnos.

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

4 comentarios en Aniquilación

  1. he leido un par de comentarios sobre esta saga, y creo que esperare a que esten publicados los 3 titulos para meterme de lleno en la historia

    • Sergio Sancor // 23 octubre, 2014 en 17:40 // Responder

      Es una buena opción. Yo no he podido resistirme y tengo aquí pendiente la segunda parte, lista para ser devorada jeje.

  2. La cosa es que cuando la tuve entre mis manos no pude sustraerme de la sensación de que el argumento me recordaba demasiado a la (gloriosa) “Picnic junto al camino” de los hermanos Strugaski. Leyendo esta (y otras) elogiosa(s) reseña(s) veo que tendré que da

    • Sergio Sancor // 29 octubre, 2014 en 00:04 // Responder

      La verdad que para mí fue todo un descubrimiento y ya estoy deseando hincarle el diente a la segunda parte. A ver qué tal se nos da “Autoridad”

      Gracias por pasarte a comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*