Bolobo

La diferencia que no es tal (A partir de 8 años)

“Bolobo”, de Nono Granero

boloboDiscapacidad. Un término que nos remite siempre a algo negativo, algo a lo que miramos con esa mezcla de tristeza y cierta melancolía, inventándonos historias donde el dolor es el protagonista. Una palabra que, si se me permite la licencia, no me gusta demasiado. Ese término lleva aparejado un sentido negativo que no acaba de describir exactamente lo que yo pienso sobre el tema. Pero he aquí que, por azares de la vida, y gracias a la editorial Milrazones aparece un libro que explica a la perfección aquello que yo no he sabido nunca poner en palabras. Una historia de superación pero también de respeto, un cuento sobre lo diferente y lo que hacemos ante ello, una obra sobre por qué los adultos, a veces, no sabemos reaccionar de la manera adecuada.

Estas cosas ocurre, a veces. Así hablan dos padres que, a pesar de ser animales, ven cómo su hijo nace sin brazos. Ante este hecho intentan por todos los medios encontrar una solución, ver cómo es posible superar esta adversidad. Lo que no entienden, y sólo lo conseguirán en una situación de peligro, es que lo verdaderamente importante es aceptar, respetar y sobre todo, educar para que una diferencia no se convierta en todo lo que describe a una persona.

Hablaba en el primer párrafo de la discapacidad. Sabiendo mi opinión sobre el término, sigo con mi análisis de Bolobo con esta reflexión: ¿por qué los libros para pequeños no tratan este tema? ¿por qué siempre observan los niños historias de personajes donde no existe ninguna diferencia? ¿Es un tema tabú en la literatura infantil? Nono Granero, con una delicadeza soberbia y en un argumento que, al más puro estilo de las aventuras, me ha dejado impresionado, nos acerca a la vida de un niño que no tiene brazos, pero que sería completamente feliz si sus padres no decidieran en todo momento convertirle en alguien que no es. El respeto, a veces, no debe tratarse como un concepto tan abstracto que sea imposible de entender por parte de los niños. Y ahí es donde este cuento ilustrado es tan importante. Un niño sin brazos, un niño que en el fondo no ve la diferencia, y en el que son los demás los que ponen el foco en la ausencia y no en todo aquello que permanece. ¿Por qué intentar cambiar? ¿Querer encontrar la solución que nosotros creemos perfecta siempre puede utilizarse como una motivación? Preguntas que pudieran parecer exageradas pero que a mí siguen sobrevolando sobre mi cabeza para no encontrar un sitio donde posarse de forma adecuada.

Creo que en los últimos tiempos se ha adelantado mucho en la literatura infantil. Pero aún nos queda un camino más largo por recorrer. Bolobo creo que es, entre algún otro, uno de los mejores cuentos que he tenido la suerte de leer en esta andadura de la literatura infantil. Una obra que, con mi sobrino al lado, mientras íbamos leyendo juntos, consiguió que entendiera que lo que creemos diferente, lo que a veces nos hace crear esas imágenes de “temor” ante lo diferente, ante lo que vendrá, ante el miedo a que nos hagan daño, miedos lícitos, pero miedos al fin y al cabo, en realidad no es lo más importante. Que lo verdaderamente importante es que, si alguien no se considera diferente, ¿quiénes somos nosotros para decirle que lo es?

Puedes comprar Bolobo pulsando el botón:

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 comentarios en Bolobo

  1. Triste, ¿no? ¿Muy de llorar? Que estoy muy sensiblona.
    Besos.

    • Que va Esther, ¡todo lo contrario! Trata la discapacidad en los niños de una manera que es, precisamente, la mirada del adulto la que la convierte en un problema. A mí me ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*