Cicatriz

Intenta respirar

cicatriz-portada

“Cicatriz”, de Juan Gómez – Jurado

cicatriz-juan-gomez-juradoLa debilidad como prueba irrefutable de un sentimiento que ya no podrá romperse. La seguridad acuciante en mitad de una tormenta deseosa del naufragio. El valor, la necesidad, la pertenencia a unos lazos invisibles capaces de unir las almas más inverosímiles. El amor sin duda, que siempre sorprendente y desconcertante, todo lo puede.

De Cicatriz emerge un thriller con la base necesaria de una historia de amor, y no al revés. Irina y Simon son dos almas acorazadas con diferentes objetivos, con pasados anclados a unos traumas irreparables que poco a poco iremos descubriendo y enlazando con el principal dilema de la novela. Simon Sax es un joven de mente brillante, ha inventado un algoritmo informático que puede hacerle millonario si consigue mejorarlo según las condiciones de la multinacional interesada en él. Siempre va acompañado de su fiel escudero, su amigo y socio que le ayuda con la parte vital de la que carece. Simon está solo, nunca ha tenido habilidades suficientes para entablar relaciones, mucho menos para enamorarse. Justo cuando toma conciencia de su estado decide apuntarse a una web de contactos donde conoce a Irina, y éste será el comienzo de un mundo inimaginable para el apocado Simon. Amor, mentiras, traiciones y mucho más que precisamente sobre esta novela no desvelaré. Creo que está construida de tal forma que cualquier atisbo de información puede ser un desliz que el lector me pueda reprochar, así que dejémoslo en: Léanlo.

De lo que por supuesto no os vais a librar es de mi opinión más sincera, tanto como ansiosa estaba por tener en mis manos el último trabajo de uno de mis escritores españoles favoritos del momento. Ansiosa se queda muy corta, lo mío era desesperación por tener mi propia Cicatriz anulándome todos los sentidos con sus casi seiscientas páginas. Juan Gómez-Jurado tiene magia cuando escribe, la irradia con mucha facilidad al lector. En todos sus libros (sí, los he leído todos) sean del género que sean, ese halo especial convierte las letras en mucho más. El paciente (su anterior trabajo) quizás haya sido, desde mi punto de vista, el que más ha conseguido esas purpurinas invisibles, pero Cicatriz pilla el órdago ante el éxito conseguido: clima ansiógeno, claro escenario cinematográfico con repetición en la ambientación americana, una trama al punto, exquisita y elaborada, sin fisuras. Esa rapidez y facilidad lectora característica de su forma de narrar donde no es posible el descanso y tampoco hay cansancio. Pero sobre todo y como siempre, su secreto está en el comienzo. Ese que consigue enganchar al más escéptico, ese que hará de las próximas horas de lectura un viaje lleno de curvas y emociones en cascada. Leed Cicatriz e intentad respirar mientras tanto.

Puedes comprar Cicatriz pulsando el botón:

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 comentarios en Cicatriz

  1. No conocía al autor y éste libro me ha encantado. Repetiré con ñel, seguro muy probablemente con “El paciente”, que es el que todo el mundo me ha recomendado
    Saludos

  2. Mercedes Suero // 15 febrero, 2016 en 12:27 // Responder

    Marian, gracias por tu comentario. Y sí, te recomiendo que sigas por El paciente, es maravilloso. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*