Fantasma

¿No son buenas las segundas oportunidades?

fantasma-portada

“Fantasma”, de Jo Nesbø

fantasmaLas segundas oportunidades no son frecuentes. Hay pocas ocasiones en las que se nos brinde la ocasión de enmendar una acción errónea o mejorar los mediocres resultados obtenidos. Intentarlo o dejarlo como esta. Aventurarse o conformarse. El lapso para tomar la decisión tiende a ser muy corto, la ventana de acción se cierra muy deprisa y el riesgo de volver a fastidiarla permanece, siendo las consecuencias a asumir normalmente peores y más humillantes. Este libro ha supuesto toda una concatenación de nuevas oportunidades:

1) Para el autor: Mi anterior y primera incursión en el universo criminal de Jo Nesbø resultó bastante insatisfactoria, o mejor dicho, decepcionante. Cucarachas, segunda entrega de la saga de Harry Hole, era un procedimental al uso, lineal, anticlimático y bastante poco inspirado en general. La experiencia me aconsejaba que no volviera sobre el creador, que lo evitara en la medida de lo posible, pero decidí reincidir, por aquello del hombre y la piedra. Y hay que ver que diferencia en este noveno capítulo.

Algunos de los defectos que eran evidentes entonces todavía continúan, como la tendencia hacia las escenas peliculeras, los diálogos trascendentes impostados (menor cantidad y grado de descentramiento) o la existencia de cabos sueltos y “felices” casualidades (más escasos). Pero la mejora en otros muchos aspectos es más que significativa, con especial atención al dominio de la trama, jugando continuamente con la percepción y la imaginación del lector. Amagando, apuntado, insinuando para que nos confiemos y después sorprender gratamente con lo insospechado. Aquí también concurre el elemento de crítica social, pero al contrario que los lugares comunes sobre la explotación sexual en Tailandia a los que aludía en “Cucarachas” y que era más un elemento anecdótico de fondo que trascendente, aquí tanto el tema del tráfico de drogas como el de la corrupción se tocan con una mayor profundidad y su concurrencia está bastante más justificada, además de mucho mejor contada e integrada. Otro acierto es el cambio de perspectiva y de voz narrativa, así no siempre  vemos todo desde el punto de vista exclusivo y excluyente de Harry, sino que también sigue a otros personajes y se permite apartados contados en primera persona, abandonando temporalmente la figura del narrador omnisciente y generando con todo ello una sensación de fluidez, variedad y frescura muy de agradecer. Y así con otros muchos elementos que hacen de este relato una gozosa incursión en el género negro, en las antípodas del mencionado y precedente pastiche.

2) Para el protagonista: Harry Hole decide volver de su exilio autoimpuesto en Hong Kong a Oslo para descubrir la verdad tras la imputación por asesinato que recae sobre el hijo de su gran amor, Rakel. Es un regreso a  los orígenes, una vuelta a territorio conocido, a viejos amigos y amores, con la esperanza, al principio oculta y después evidente, de recuperar una felicidad perdida en un pasado ahogado por el alcohol y los malos recuerdos. Este detective ya no es ese topicazo autodestructivo con gabardina, sino un carácter al que se ha sabido hacer crecer y progresar, que ha cambiado y cambia a lo largo de la historia, mucho más complejo, tridimensional y, en definitiva, humano. Aunque hay que darle un toque a su padre literario para que deje de marcarlo en cada nueva novela, aquí empieza con una cicatriz que le atraviesa el rostro, tiene una prótesis de titanio en una mano y según pasan las páginas recibe unas cuantas “medallas” más. A este paso va a parecer más un pirata con parche, pata de palo y loro al hombro que un especialista criminólogo contemporáneo.

3) Para mí como lector: porque me ha generado unas ganas enormes de leer tanto la próxima novela, para ver como continúa la historia, como algunas de las anteriores, y así ser más consciente  de la evolución de Nesbø como escritor.

Puedes comprar Fantasma pulsando el botón:

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

1 comentario en Fantasma

  1. Buscando mi equilibrio // 19 octubre, 2015 en 17:11 // Responder

    Nunca he leído a Nessbo.
    Tendré que hacerle hueco, ¿no?
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*