La leyenda del ladrón

Sevilla y sus luces y sombras

leyenda-del-ladron-destacado

“La leyenda del ladrón”, de Juan Gómez-Jurado

leyenda-del-ladronSevilla, siglo XVI. Ladrones y mendigos, prostitutas y esclavos, aventuras y literatura. Todos ellos con el encanto imperecedero de la ciudad con la luz más bonita que pueda existir ¿nos adentramos en ella? Porque si hay una protagonista  por excelencia en La leyenda del ladrón, esa es Sevilla y la época en la que está escrita esta novela histórica llena de acción, contratiempos y un amor que se resiste. Juan Gómez-Jurado hace una labor de documentación encomiable para dibujar una historia con un marco grandioso donde no falta un solo detalle, y es aquí, queridos lectores, de esa manera en que la vida nos regala a veces descubrimientos que lo cambian todo, cuando el autor empezará a formar parte de la cúspide de mis favoritos sin reproches. Y a partir de la cual, todo lo que leo de él, me sabe a poco. (Es el único que ha conseguido que lea un libro en digital…).

Un niño, superviviente de la peste, es salvado del peor destino posible por un enjuto caballero que se apiada de su abandono. Lo entrega a los monjes en la ciudad donde su incansable labor por sobrevivir será la máxima de una vida rica en acontecimientos y pobre en alimentos. Sancho de Écija es el nombre del chico, y junto al enano Bartolo aprenderá el arte del hurto y el trapicheo como oficio por las calles sevillanas. Por otro lado está Clara, una esclava que desde muy temprana edad luchará por su libertad y por conseguir aquello que sueña. En torno a ellos rondarán otros personajes esenciales en la trama como Josué, fiel amigo de Sancho, dando forma a una acción imparable que no  da opción al respiro durante sus casi setecientas páginas. Habéis leído bien, todas esas páginas con una trama tan bien orquestada y tan repleta de aventuras que para nada podemos decir que el libro se haga largo. Juan Gómez-Jurado hace alarde de oficio con esta novela de aventuras donde todo está estudiado y medido. Desde la ambientación espectacular de las calles sevillanas y el contexto histórico y social de la época: diferencias de clases y de moral, hasta el enredo argumental que ni por asomo vislumbramos en su lectura como saldrá nuestro Sancho de algún que otro atolladero. Y si fuera poca toda la extensa información (real y  ficticia) que el autor nos presenta, también contamos con un app para móviles en diferentes capítulos donde el propio Juan Gómez-Jurado nos hace aclaraciones y extiende explicaciones históricas que aparecen en La leyenda del ladrón. Todo un deleite para los ávidos lectores de historia donde enriquecernos sin esfuerzo.

Juan Gómez-Jurado tiene una forma de narrar muy característica: directa, sencilla y muy cuidada. Un leguaje muy estudiado y con ideas claras que no da opción a la confusión. Esa fue otra de las cuestiones por la que a partir de esta lectura, ya no he podido dejar de leerle, (lo anterior y posterior) y por guiños como que aparezcan Cervantes y Shakespeare al puro estilo de cameo cinematográfico en mitad de las aventuras de nuestros personajes y que nos despiertan una sonrisa de sorpresa ante tanta movimiento. Como veis, la literatura está muy presenta en la obra y eso es un plus añadido que es obligatorio resaltar.

La edición también es digna de mencionar, en concreto un plano de Sevilla del siglo XVI que para todos aquellos que somos habituales de sus calles, despierta cuanto menos entusiasmo y nostalgia. Y mucho más interés e información en aquello que vamos a leer, que desde luego, no es poco.

Con todo esto espero que os animéis, aquellos que aún no lo hayáis hecho, a conocer el buen trabajo de Juan Gómez-Jurado, si os pasa como a mí, nunca os olvidaréis de él.

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*