No sin mi barba

¿Y tú, de qué barba eres?

no-sin-mi-barba-portada

“No sin mi barba”, de Carlos Suñé

Ilustrado por Alfonso Casas

no-sin-mi-barbaHace un tiempo los hombres, al menos los que yo conocía, estaban obsesionados por tener el menor vello en su cuerpo. La depilación se convirtió en un mantra que, bien por personajes famosos bien por modas que se alejan de toda lógica, definía en gran medida cómo eran los hombres de los nuevos tiempos. Pero hete aquí que, muchos años después, tras esa fiebre por tener el cuerpo tan suave como el culo de un bebé, hubo un elemento que empezó a ponerse de moda y que se ha convertido, a día de hoy, en una seña de identidad de algunos – entre los que me incluyo – hombres: la barba. Sí, ya sé lo que me vais a preguntar: ¿un libro sobre barbas, en serio? Y sí, yo os contestaré que sí, que va totalmente en serio, y es que no hay más que pasearse por la calle y ver cómo las barbas, y todo lo que gira en torno a ellas, se ha convertido en casi un imprescindible y en un elemento más de atracción y, por qué no decirlo, de sentimiento de pertenecer a un grupo de personas que se miran al espejo y se dan cuenta que, más allá de las barbas, más allá de simplificaciones como que la barba es simplemente pelo, tratan a su barba como una característica más de todo lo que rodea a sus vidas. Y que conste que yo no me quiero poner intenso, pero es que No sin mi barba me ha servido para disfrutar, conocer y entender, que la barba tiene mucho más detrás de lo que parece.

Hagamos una aclaración antes de entrar en materia: este libro de Carlos Suñé e ilustrado por Alfonso Casas, es un manual de estilo, un manual para entender qué ha significado la barba a lo largo del tiempo y para llegar a cuidar la propia de la mejor de las formas posibles. Por ello, no debe tratarse este libro como un ensayo sesudo, pero sí como un libro-objeto que, al abrirlo, nos dará cuenta de lo bien compuesto que está. Es curioso cómo, tras algo tan en apariencia simple como es una barba a ojos de cualquiera, todo un movimiento se ha erigido alrededor de su entidad – llegando a límites insospechados, en ocasiones – y se ha aupado a la barba como uno de los elementos característicos de tribus como los hipsters o lumbersexuales, consiguiendo que no se entienda esta forma de ver la vida sin ella de por medio. El autor, creador de la página www.nosinmibarba.com resume aquí su visión de lo que ese pelo en ocasiones demasiado independiente ha influido en la sociedad y nos enseña, en una lectura dinámica y competa, cuáles son los mejores productos y las formas adecuadas para la higiene y el cuidado de la misma. Y puede parecer que todo esto no tiene importancia, que total, es sólo pelo, pero creedme, yo pensaba igual antes y al leer No sin mi barba he salido corriendo a intentar cuidar lo que, desde hace un tiempo, se ha convertido en uno de los elementos que me caracterizan.

Ilustración de Alfonso Casas para "No sin mi barba" (pags 74 - 75)

Ilustración de Alfonso Casas para “No sin mi barba” (pags 74 – 75)

Por ello, se agradece que hoy en día todavía haya quien entienda que hay libros que pueden convertirse en objetos de lujo, que con las primeras pinceladas ya entiendes que estás ante alguien que sabe de lo que habla, que lo sabe y lo expresa, y que nos permite disfrutar pasando las páginas, sin más motivación que la de entender qué es lo que hay alrededor de todo este mundo barberil y tan lleno de, muchas veces, estupideces y reacciones sin sentido. Carlos Suñé, además, se une a Alfonso Casas, uno de los mejores dibujantes de este país, para confeccionar una experiencia perfecta sobre el mundo de la barba, del pelo, de ese culto al vello facial que tanto se ha extendido a lo largo del planeta – sino, mirad Instagram con el hashtag #beard – y que puede no entenderse, puede no saber explicarse a la perfección cuando nos lo preguntan, pero que en No sin mi barba llega a una máxima expresión, una de esas veces en las que te diviertes leyendo y donde un manual de estilo no es simplemente una mirada frívola – aunque haya toques inevitables – ni un libro duro donde los tecnicismos y las frases subordinadas consigan sacarnos de la experiencia que, estoy seguro, todos los amantes de las barbas, debiéramos leer. Porque nunca está de más aprender y aprehender todo a lo que nos puede llevar una simple, aunque compleja en el fondo, barba.

Puedes comprar No sin mi barba pulsando el botón:

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*