Redshirts

Un conjunto redondo

“RedShirts” de John Scalzi

redshirtsHacía mucho que no me lo pasaba tan bien con una novela. Normalmente mi criterio a la hora de seleccionar lecturas se encuentra en ese lugar en el que termina la espalda, es decir, el culo, y acabo llevándome unas decepciones muy considerables. Tal vez el problema sea mío. Bueno, evidentemente, el problema es mío. Pero lo que realmente quiero decir es que cuando me acerco a un texto que en principio me atrae, las expectativas son tan altas que es muy fácil que me lleve un chasco. En este caso eso no ha ocurrido, y no es porque mis esperanzas estuvieran muy bajas, sino porque el autor me ha dado exactamente lo que estaba buscando. Con generosidad.

En un futuro muy lejano el alférez Andrew Dahl ha sido destinado a la nave insignia de la Unión Universal, la Intrepid. Una vez allí va a ser testigo de una serie de hechos inexplicables que le harán dudar sobre la auténtica naturaleza de la misión encomendada a la tripulación, más allá de la exploración, la diplomacia o el mantenimiento del orden galáctico. Hasta aquí todo bien, una space opera de manual al estilo de sagas como las de Honor Harrington o Kris Longknife. Pero las apariencias engañan porque desde un principio el protagonista y sus compañeros novatos empiezan a poner en duda el sentido y la lógica de muchos de los tópicos que imbuyen este tipo de productos y que ellos están viviendo en carne propia. Así descubren que los retos más peligrosos a los que se enfrentan, que por cierto son inusualmente frecuentes, se acaban resolviendo gracias a la intervención de unos oficiales muy concretos, los cuales realmente no hacen nada, más bien simulan hacer algo y mágicamente desfacen el entuerto, a la vez que se expresan de maneras grandilocuentes y poco naturales en los momentos de mayor dramatismo. Del mismo modo verifican que el índice de mortalidad del personal subalterno que acompaña en operaciones a los mandos mencionados es altísimo, mientras que estos cuentan con una increíble suerte y capacidad de recuperación frente a padecimientos que acabarían con cualquier otro. Las piezas comienzan a encajar y la conclusión, que no voy a desvelar porque estropearía la esencia de la historia, les lleva a ejecutar un plan que termine con la surrealista situación en la que están inmersos antes de que esta acabe con ellos.

Tremendamente amena, ágil en su ritmo y llena de diálogos ingeniosos, dobles sentidos y guiños, no defraudará a quien busque un divertimento escapista y desprejuiciado, siguiendo la lectura con una sonrisa en los labios y soltando una carcajada en más de una ocasión. Scalzi demuestra una tremenda habilidad a la hora de retratar escenarios y caracteres propios de la ciencia ficción moderna, sirviéndose de ellos para ironizar con el género, mostrando las incongruencias propias de toda ese serie de epopeyas galácticas clásicas a las que muchos nos sentimos apegados y de las que él también ha sido forjador (guionista en la serie de televisión “Stargate: Universe” o escritor de “La saga de la vieja guardia”). Igualmente nos hace partícipes del cariño que acaba tomando a los personajes, especialmente a los secundarios, con las tres codas finales que incorpora. En ellas desarrolla lo que les ocurre a algunos de ellos después de terminada la historia principal, en un juego en el que otorga predominancia a meros figurantes de la narración principal de la misma forma que ha hecho a lo largo de la novela con sus protagonistas, que realmente no deberían serlo. O sí. Bueno, es un poco lioso de explicar sin contar más, pero una vez leído de verdad que encaja y deja una sensación de conjunto redondo y bien cerrado.

P.D. 1: Si disfrutasteis con la película “Héroes fuera de orbita” (“Galaxy Quest”, 1999), esta es vuestra novela, no lo dudéis.

P.D. 2: El título “Redshirts” se refiere a una leyenda relacionada con el universo de Star Trek. Y hasta ahí puedo leer.

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*