Salvaje

La naturaleza de la imaginación

salvaje-portada

“Salvaje”, de Emily Hughes

SalvajeNunca fui un niño especialmente movido. Los que me conocieron os dirían que, libro en mano, me quedaba sentado en el sofá, leyendo aquello que me ponían en las manos, y las horas iban pasando sin que nadie – ni yo mismo – se diera cuenta. Puede que, por esos recuerdos que guardo de tardes sentado en el sillón de orejas de mi antigua casa, me sorprenda cada vez que aquel sobrino que hace unos años no sabía ni andar ni hablar, ahora parezca un pequeño salvaje que corre por todos los caminos reales o imaginarios que se crean con cada uno de sus pasos. Y es que al final, ¿qué son los niños sin el movimiento, sin la risa que lo envuelve todo, sin ese punto de no entender cuál es su mundo porque nosotros lo hemos olvidado? Los adultos tendemos a domar, no a dejar ser uno mismo. Los adultos tenemos en la boca, casi en la punta de la lengua, el eterno “así no se hace” en vez del “descúbrelo por ti mismo”. Y eso, aunque no lo entendamos todavía, sólo hace que la imaginación se estanque.

Ilustración perteneciente a "Salvaje" de Emily Hughes

Ilustración perteneciente a “Salvaje” de Emily Hughes

Paseando por Barcelona con otro librero, nos metimos en una librería, y al ver en sus estanterías los ejemplares de Salvaje recuerdo que exclamé que todas las personas que lo habían leído, a pesar de ser un libro dedicado a los niños, hablaban maravillas de él. Nunca he sido una persona que se aleja de las lecturas infantiles, sobre todo porque me gusta ver qué es lo que se publica, cómo han cambiado los tiempos, qué historias nuevas se ofrecen a los más pequeños, por lo que al volver a mi ciudad compré un ejemplar de este libro. Emily Hughes crea aquí la vida de una niña salvaje, que ha crecido en el bosque, que nadie sabe cómo ha llegado allí, pero a la que los animales han criado como si fuera uno más de ellos. ¿Qué sucedería, entonces, cuando otros animales muy parecidos a ella se la llevan a su casa e intentan convertirla en una persona que se denomina “normal”? Obviando las evidentes referencias con uno de los cuentos clásicos de la literatura, esta obra produce en el lector dos opiniones bien diferenciadas: un apartado estético increíblemente bello, una técnica y un trazo que se une perfectamente a la historia, haciendo hincapié en ese aspecto salvaje de la protagonista y el mundo que la rodea; por otro lado, lo que nos cuenta, enfrentando al mundo civilizado con la naturaleza, a lo “normal” frente a lo diferente, y un final que puede evocar a dejar a los niños a su libre albedrío, pero que para mí tiene más que ver con proyectar el mensaje de que por mucho que nos intenten decir cómo tenemos que ser, cada uno lleva en su interior su verdadera naturaleza.

¿Es posible que los libros que, presuntamente, son para niños nos enseñen cosas que teníamos olvidadas? Se puede, claro que se puede. No sólo hay que pensar que estas obras son meros cuentos sin sentido con ilustraciones que embellecen un texto pobre. Salvaje se viste con un disfraz de cuento para niños, pero nos enseña que cuando somos pequeños, lo más importante, lo único que realmente es necesario, es dejar volar la imaginación.

Puedes comprar Salvaje pulsando el botón:

¡Comparte el post!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

4 comentarios en Salvaje

  1. Qué bonito… Yo no suelo leer libros infantiles, a no ser que sea con mis sobrin@s. ME parece una historia muy tierna, con muchos valores que enseñar a los más pequeños. Me encanta (comenté el otro día lo mismo) que traigáis a veces estas propuestas, porque me ayuda a estar al día también en libros para los pekes.
    Gracias.
    BEsos.

    • A mí me ha sorprendido la verdad. Me esperaba una historia más sencilla, pero encierra mucho detrás para enseñárselo a los más peques (y a los adultos, viendo cómo están las cosas últimamente)
      ¡Gracias por pasarte como siempre!

  2. este es el tipo de libros que me apetece comprar no solo para mi niña que apenas tiene 21 meses sino para mi, disfrute dual en casa jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*